Dca enfermedad

El DCA en tiempos de COVID-19

Hoy, 26 de octubre de 2020, se conmemora el día nacional del daño cerebral adquirido (DCA) y queremos trasladar nuestro apoyo a todas esas personas que luchan día tras día por convivir con esta enfermedad, 420.064 personas y sus respectivas familias, según los datos obtenidos por FEGADACE de la Encuesta de Discapacidad, Autonomía Personal y Situaciones de Dependencia (EDAD) (INE, 2008).

Anteriormente, en el post ´¿Qué implica un daño en el cerebro?´ definíamos el DCA como aquel daño que ocurre en un cerebro sano, que no había sufrido lesión cerebral antes, y por circunstancias poco fortuitas ocasiona la alteración de las funciones cognitivas. Pueden ser un traumatismo craneoencefálico (TCE), un accidente cerebrovascular (ACV), o un tumor cerebral entre otros.

Imagen relacionada con el DCA

En tal día como hoy y las circunstancias de pandemia que vivimos, queremos dar visibilidad al DCA y la situación real que puedan estar viviendo o han vivido las personas con este tipo de daño cerebral, además de lo que supone para las personas que lo han sufrido antes. Es decir, tanto en pacientes agudos como en pacientes crónicos.

La pandemia de COVID-19 ha tenido un impacto significativo en la vida de las personas con DCA. Estas personas, que ya enfrentan desafíos diarios debido a las limitaciones cognitivas y físicas causadas por el daño cerebral, se han visto aún más afectadas por las medidas de restricción y las dificultades de acceso a los servicios de atención médica y rehabilitación.

La situación de confinamiento ha llevado a un aumento en los sentimientos de aislamiento y soledad en las personas con DCA, ya que muchas de ellas dependen de la interacción social y el apoyo para su bienestar emocional y físico. Además, la interrupción de los servicios de rehabilitación ha dificultado el acceso a la terapia y el seguimiento necesario para su recuperación.

Es fundamental que las autoridades y los profesionales de la salud tomen en cuenta las necesidades específicas de las personas con DCA durante la pandemia, asegurando la continuidad de los servicios de rehabilitación y brindando apoyo psicológico y emocional adecuado.

Además, es importante destacar la importancia de la prevención en el contexto de la COVID-19. Las personas con DCA pueden ser más vulnerables a complicaciones graves si contraen el virus debido a sus condiciones de salud subyacentes. Por lo tanto, es fundamental seguir las medidas de prevención recomendadas, como el uso de mascarillas, el lavado de manos frecuente y el distanciamiento social.

En conclusión, el DCA es una enfermedad que afecta a un gran número de personas y sus familias. En tiempos de COVID-19, es aún más importante brindar apoyo y atención a estas personas, teniendo en cuenta sus necesidades específicas y garantizando la continuidad de los servicios de rehabilitación. Juntos podemos superar los desafíos y mejorar la calidad de vida de las personas con DCA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir